Carita pintada para Halloween




Los disfraces para Halloween nos permiten crear tiernos pero “aterradores” maquillajes para que nuestros pequeños se diviertan mostrando tus diseños especiales. Esta celebración norteamericana nos brinda oportunidad de compartir con nuestros hijos fiestas divertidas, socializar saliendo a pedir dulces y que se relacionen con otros niños de la vecindad.

Es por eso que hemos clasificado algunos consejos para conseguir un diseño tiernamente tenebroso.

  1. Crea piel artificial y escamosa con papel de cocina que previamente has teñido con café y secado. Aplica trozos del papel seco con una mezcla de 2 cucharas de harina y 2 cucharas de miel.
  2. Con un bastoncillo, aplica ojeras fuertes debajo de los ojos con maquillaje negro.
  3. Pega arañas y hormigas de plástico en la cara con látex líquido o adhesivo especial para piel. Da un efecto muy repugnante hacer un “desfile” de insectos saliendo de la boca, nariz u ojo.
  4. Exagera mucho las cejas con maquillaje negro, dándoles forma de “V” invertido.
  5. Pinta la cara con “escamas” hechas con una esponja cortada y mojada en maquillaje negro o azul.
  6. Crea una cara de esqueleto impactante, un poco de adhesivo para piel, maquillaje blanco y maquillaje negro. Usa una peluca calva para que no se vea nada de pelo, y aplica un poco de adhesivo para piel en el borde interior. Déjalo secar hasta que esté muy pegajosa y aprieta a la cara, para que no se note el borde. Cubre la cara y la peluca calva con maquillaje base blanco. Dibuja alrededor de los ojos y la boca con maquillaje negro (pincel o barra), añadiendo detalles como grietas y sombras. Pinta la nariz con maquillaje negro, para simular la cavidad nasal. Un detalle escabroso es pintar “dientes” en los labios, con maquillaje blanco y añadiendo las encías y los bordes de los dientes con un pincel y maquillaje negro.
  7. Corta un lagarto de plástico por la mitad y con cola para la cara, pega cada mitad en un lado de la nariz.
  8. Tiñe el pelo con maquillaje base. Queda muy bien mezclar un par de colores, como verde y blanco, o naranja y amarillo. Se aplica con una esponja ligeramente mojada, hasta conseguir el efecto deseado. Se puede quitar fácilmente con cualquier champú, o con jabón y agua.
  9. Moja el pelo con Vaselina, jabón líquido o acondicionador (¡sin enjuagar!). Añade un toque de “polvo” con harina o talco.

Fija unos ojos de plástico, como ojos con adhesivo o una pelota ojo (córtalo por la mitad), en el frente u otra parte de la cara con adhesivo especial. Rodea con un poco de cera o de látex artificial para esconder los bordes y dar un efecto más realista.