Cómo repartir el cotillón




En realidad no existe una forma “ideal” de repartir el cotillón, ya que dependerá de los gustos de los protagonistas, del tipo de invitados y de elementos de que se trate, y de la cantidad de tandas que haya planteadas.

Las que más se están usando son: 

  • Asignado a mesas: consiste en elegir elementos para cada mesa, de modo de asegurarnos que determinadas personas o grupos recibirán lo que nosotros queremos. Al momento de repartirlos se deja una bolsa o caja en la mesa que corresponda. También puede estar escondido debajo del mantel durante toda la fiesta, bajo el riesgo de que alguien lo pueda encontrar antes de tiempo… 
  • A elección de cada invitado: en este caso lo que se hace es armar varias cajas gigantes con todo el cotillón adentro y dejarlas al lado o al medio de la pista. Luego cada invitado tomará lo que prefiera. Otra idea es esconderlo en baúles o algún ropero o mueble que forme parte del decorado. Los elementos más pequeños como ruidosos y luminosos es recomendable repartirlos aparte. 
  • Entregando a cada persona: con esta opción se coloca todo el cotillón en varias bolsas o cajas, y se entrega objeto por objeto, persona por persona, al azahar o por grupos. Esta alternativa te da la posibilidad de entregar “sets” de elementos por persona y asegurarte de que todos reciban la misma cantidad. 

Evalué los pro y los contras de cada opción, y elegí la que te parezca más práctica y divertida para tu fiesta. Ten en cuenta que el cotillón exhibido desde el comienzo de la fiesta y/o colgado en la pared no se usa más.