Consideraciones para el Catering de una Fiesta Infantil




Independientemente de la temática de la fiesta, el catering es algo que requiere atención especial, muchos niños pueden ser muy selectivos a la hora de comer, por lo cual debemos tener cuidado con lo que servimos en la fiesta de nuestros engreídos.

Comidas sencillas: Es normal que las fiestas infantiles se planifiquen para media tarde, por lo cual debemos considerar alimentos simples y livianos, dejando de lado platillos complejos o alimentos gourmet que los niños no apreciaran.

Pensando en la salud de los pequeñines debemos tener en cuenta que los alimentos que servimos no deben ser ni picantes, ni salados, ni muy condimentados.

Si tenemos la posibilidad de recibir las tarjetas de confirmación de asistencia a la fiesta podemos incluir un pequeño campo en el cual puedan señalar si un niño tiene alergia a algún alimento en especial, de no ser así, es recomendable que los padres de los invitados comuniquen a los anfitriones para las precauciones necesarios.

A los niños les encanta comer con las manos, así que, el catering de una fiesta infantil debe ser fácil para que los niños puedan cogerla y comérsela directamente, sin demasiados utensilios o técnicas complicadas.

Es conveniente llamar a los niños para que se reúnan a comer y por un momento dejen de jugar, si se entretienen demasiado, ya no probarán ni un bocado, por eso también es importante el aspecto divertido de la presentación del catering, les apetecerá más probarlo si tiene “muy buena pinta”. Si vienen juntos, es muy probable que los que más comen sirvan de estímulo para los menos glotones.

Hay que procurar tener muchas servilletas cerca de la comida, es muy probable que las necesiten a menudo!!!

También es buena idea tener preparadas bolsitas o platitos para que los padres se puedan llevar comida para casa cuando sobra, seguro que los niños la disfrutarán mucho después.