Globos




Los globos son una obligación en toda fiesta infantil. Son baratos, coloridos, y amados por todos los chicos. Elije un color de globos que se complemente con el tema que has elegido para la fiesta. Por ejemplo, dos tonalidades de verde para una fiesta en la jungla, anaranjado y negro para una de día de brujas, amarillo y negro para una fiesta de construcción, etcétera.

Los globos rellenados con helio pueden ser amontonados (como un racimo) y anclados en el medio de la mesa de la fiesta como una pieza central, o atados a un cartel luminoso en el centro de la sala.

Asimismo, es bueno atar a la silla del agasajado un globo de mayor tamaño, que lleve el nombre de éste y cuyos colores estén relacionados a la temática general de la fiesta.

Por otra parte, una buena forma de dirigir a los invitados al área de la fiesta es a través de un arco o una hilera de globos. Simplemente ata los globos de helio con una cinta de aproximadamente 30 centímetros y asegúralos en el piso (las macetas pueden ayudar aquí) a ambos lados de la puerta.

Recuerda atar algunos globos al buzón de correo o en cualquier otro lugar de la entrada de tu casa, de modo que los invitados puedan localizar la fiesta con facilidad. Asegúrate de tener globos suficientes para regalar a cada uno de los chicos a medida que se van de la fiesta.