Invitaciones en forma de cuadernitos




Las invitaciones en forma de cuadernito pueden llevar en la portada dibujos, ilustraciones, letras, flores de fieltro... En este caso hemos elaborado una flamante escuadrilla de combate, ya que el tema de los disfraces era el mundo de los aviones y las naves espaciales. Unas invitaciones divertidas y esmeradas estimulan la creatividad de los asistentes a la fiesta. En este caso, de las mamás de los asistentes.

La elaboración es sencilla, barata y muy entretenida.
Las revistas temáticas son una ayuda muy valiosa en este tipo de trabajos. Nos basta con comprar un ejemplar de aeromodelismo o algún tema que gustes para disponer de un gran grupo de imágenes a todo color referente al tema elegido

Seleccionamos las ilustraciones idóneas, que son normalmente las de mejor calidad, sin letras superpuestas, y las recortamos. Las revistas se imprimen en papel de calidad aceptable, que puede reproducir una amplia gama de colores, un factor que siempre debemos cuidar en las manualidades destinadas a los niños.

Pegamos en una cartulina de color llamativo los dibujos recortados, y alisamos bien con el rodillo. Utilizaremos un adhesivo apropiado, que no tenga disolución acuosa como la cola blanca porque entonces el papel se arrugaría. Esta cartulina nos servirá como marco de la imagen

Pasado un rato, recortamos ahora la cartulina, que será un marco alegre y vistoso para la imagen elegida. Podemos seleccionar un color cálido, apto para combinar llamativamente con otros colores. Procuramos seguir el contorno de la silueta inicial.

Pasamos ahora al material que servirá para confeccionar los cuadernitos. Nos ha gustado especialmente un papel charol de color rojo intenso. Sin embargo, es demasiado fino, y no ofrece la debida solidez. Nada más sencillo de solucionar: con el mismo pegamento medio que hemos utilizado en los aviones, pegamos al dorso del papel charol un folio blanco de buen gramaje.

De esa forma, a la vez que obtenemos la deseada rigidez en las tapas, tenemos dentro una textura más adecuada para escribir y colorear.

Una regla de metal lleva una banda de goma al dorso, y es comodísima para trabajos de corte porque se queda firme y no resbala.

Antes de pegar las cartulinas, hemos repasado el contorno con una lima de uñas, para que las invitaciones tengan un acabado más fino y esmerado.

Ya sólo queda componer la portada, pegando cada figura con la inclinación apropiada para dar interés y movimiento a la imagen. De nuevo el rodillo facilita mucho la tarea con el pegamento, ¡es un utensilio que no debe faltar en tu rincón de manualidades!