Marionetas de hilo para los pequeños




Las marionetas, a diferencia de los títeres, se controlan con hilos desde la parte superior. Son un poco más complicadas de fabricar y manejar. Pero hay modelos muy simples, que se pueden elaborar con los niños más mayores, además de dominar sin problemas.

Por un lado, hay que armar una cruz de madera, para lo cual se pueden encastrar, o sencillamente atar o pegar, dos pequeños listones. De sus cuatro extremos se anudarán los hilos que han de sostener y mover la figura.

El muñeco debe tener partes rígidas, que estarán ligadas a los hilos, y otras flexibles. En el modelo más sencillo, dos de esas partes rígidas son los pies o patas, cuyos hilos estarán atados a ambos extremos de un mismo listón. Los otros dos hilos corresponderán a la cabeza y al cuerpo.

Para decorar los muñecos de las marionetas, se puede emplear la imaginación y creatividad. Habrá que dotarlos de ojos, boca, pelo, zapatos y ropa. Hay que supervisar el juego de los más pequeños: al riesgo de que se lleven a la boca y traguen objetos pequeños, se suma que puedan enredarse con los hilos y caerse.