Títeres hechos por tus propios niños




Los títeres y marionetas fascinan a los niños, y mucho más cuando son fabricados por ellos mismos en casa. Confeccionar estos muñecos es sencillo y requiere de materiales muy habituales en los hogares. A continuación se describe cómo convertir calcetines, guantes, cartones y otros elementos en divertidos títeres y marionetas para bebés y niños.

Los títeres y marionetas ejercen una fascinación especial en los niños. La simple presencia de un muñeco que parece cobrar vida al moverse y hablar lleva a los pequeños a entrar en su mundo y a interactuar con ellos como si fueran seres vivos.

Calcetines convertidos en títeres para bebés
La forma más sencilla de fabricar títeres en casa es con un calcetín. Puede ser un calcetín viejo, que ya no sirva o no se use. Bastará con dotar a la prenda de unos pocos rasgos de seres animados para convertirlo en un títere.

El elemento más importante lo constituyen los ojos, que se pueden crear con fieltro, tela o cartulina. Si el niño es menor de tres años, el muñeco no debe contener partes pequeñas que puedan soltarse, ya que el menor las llevará a la boca y podría tragárselas.

Cuantos más elementos completen la cara del títere, más realista quedará: boca, orejas, pelo, nariz u hocico, si representa un animal. Una forma de crear la boca del muñeco es realizar un corte en el extremo del calcetín y añadir allí un trozo de fieltro ovalado, que se convertirá en la parte interna de la boca del títere, como explica la web Con mis hijos.