Un títere de cuchara




Para hacer un títere de cuchara necesitas poca cosa, aunque es imprescindible que tengas alguna cuchara o cucharón a mano -bien es cierto que también puedes optar por realizar un títere de tenedor, Si quieres que tu hijo coma bien.

La idea es simple, muchos especialistas en educación infantil parten de la idea de que “comer es divertido”, no es algo que deba imponerse a los niños como una obligación, ni convertir el acto natural de alimentarse en una “tortura” para los infantes.

Partiendo de estas premisas, la realización de títeres con objetos cotidianos en la vida de un niño realimenta -nunca mejor dicho que en el caso de la alimentación infantil- la vivencia de que aquellas actividades que se realizan a diario son también divertidas. Y se utiliza el término “divertido” dentro de un contexto pedagógico, es decir, aquello que hace que el aprendizaje -cualquier aprendizaje- se vivencia como ameno, feliz y libre de tensiones.

Para realizar los títeres necesitas lo siguiente:

  • Cuchara o cucharones.
  • Rotuladores que puedan escribir sobre metal -es decir, indelebles-, aunque si usas cucharas de madera puedes utilizar cualquier marcador.
  • Retales de tela.
  • Botones.

Con los rotuladores puedes pintarles ojos, nariz y boca a las cucharas. Con los retales de tela les haces vestidos, sombreros, moños y corbatas.

También puedes ponerles pelo con tiritas de lana o hacer los ojos y nariz con botones pequeños.

Utilizando la imaginación y diferentes tamaños de cucharas puedes amar una gran colección de personajes para representar una obra divertida.